lunes, 5 de noviembre de 2018

TRES FORMAS Y ACTITUDES DE AFRONTAR LA VIDA



Hay seres humanos-vaso,
cuya única meta es almacenar conocimientos, objetos y dinero. Son aquellos que creen saber todo lo que hay que saber; tener todo lo que hay que tener, y consideran su tarea terminada cuando han concluido su almacenamiento. No pueden, ni saben compartir su alegría, ni poner al servicio de los demás sus talentos, ni siquiera repartir conocimiento. Son extraordinariamente estériles; servidores de su egoísmo; carceleros de su propio potencial humano.


Por otro lado existen los seres humanos-canal, son aquellas que se pasan la vida haciendo y haciendo cosas. Su lema es: "producir, producir y producir". No están felices si no realizan muchas, muchísimas actividades y todas de prisa, sin perder un minuto. Creen estar al servicio de los demás, fruto de su neurosis productiva, cuando en realidad su accionar es el único modo que tienen de calmar sus carencias; dan, dan y dan; pero no retienen. Se sienten vacíos.

Pero también podemos encontrar seres humanos-fuente,
que son verdaderos manantiales de vida. Capaces de dar sin vaciarse, de regar sin decrecer, de ofrecer su agua sin quedarse secos. Son aquellos que nos salpican "gotas" de amor, confianza y optimismo, iluminando con su reflejo nuestra propia vida.

¿Con cuál te identificas? 
Es una buena pregunta al iniciar este día. Pregunta que debe ser respondida con sinceridad y calma. 
En muchas ocasiones somos la mezcla  del vaso, el canal y la fuente.
No te tortures con "exámenes de conciencia" donde siempre suspendemos y piensa qué dones y talentos tienes que te ayudan a ser fuente en medio de una tierra reseca o puente en un mundo de fronteras.

2 comentarios:

  1. Difícil identificación. De todas las actitudes la primera es la que más se practica en mi opinión, y algo menos de las siguientes.

    ResponderEliminar
  2. Si es difícil, no imposible. Cada día puede ser un paso hacia adelante. Es posible que la actitud primera (seres humanos vaso) sea la más extendida entre los "mortales"... pero no nos podemos conformar con la mediocridad de las mayorías. Cada día puede ser un momento precioso para la conversión personal y, por qué no, la conversión comunitaria. Estoy seguro que seres humanos-fuente se transmite por contagio.
    Gracias por tu comentario.... ayudan a crecer

    ResponderEliminar