miércoles, 18 de mayo de 2022

LA NOVEDAD Y EL ESPIRITU SANTO

Dicen que “nada hay nuevo bajo el sol”, (esta expresión ya aparece en el libro del Eclesiastés 1,9) pero la impresión que tengo es que nos cansamos y nos aburrimos pronto de lo que poseemos tanto material como espiritualmente porque no lo alimentamos. Por ello en el ADN de algunos seres humanos hallamos una especie de aspiración para buscar lo que supuestamente es nuevo o lo que entraña como característica principal la novedad.  Se corre por aquello que acaba de aparecer, de formarse o de fabricarse. Incluso a lo que se oye o se ve por primera vez se le otorga el título de novedad y puede que no sea tal ya que, en muchas ocasiones, lo que nos parece novedoso tiene un precedente.

Sea como fuere, contemplo en las lecturas de este domingo sexto del tiempo de Pascua (ciclo c) una ayuda para afrontar y situarnos ante la novedad de la extensión del evangelio al mundo pagano y la novedad de la acción del Espíritu.

En la primera lectura (Hechos de los Apóstoles 15,1-2.22-29) se plantea un problema de fondo que no es baladí. La gran pregunta que está detrás de la petición de la “circuncisión conforme a la tradición de Moisés” de los convertidos paganos, no es algo accidental o secundario, no es una simple normativa o puras costumbres… El tema capital que se expone es creer si la salvación se obtiene a través de la circuncisión, o de la ley judía o exclusivamente por Cristo. Dicho de otro modo: ¿Es Jesús el único Señor y salvador o hace falta otra cosa, además de Él, para llegar a Dios y ser sus hijos?

La respuesta de los apóstoles y presbíteros, movidos por el Espíritu, ante la controversia planteada es “no imponer más cargas que las indispensables” Los apóstoles abren definitivamente la puerta a los gentiles por obra del Espíritu Santo y avalada por Él.

Dos formas distintas de entender la fe en Jesús se hacen patentes en este texto; por un lado los cristianos de origen judío (llamados judaizantes) pertenecientes a comunidades de Palestina, en concreto la de Jerusalén, que conservan las prácticas tradicionales y por otro lado Pablo y Bernabé que consideran que estas prácticas ponen en peligro el núcleo de la salvación. Además ellos (Pablo y Bernabé) han experimentado cómo el Espíritu actúa entre los gentiles sin necesidad de estas prácticas judías.

En el evangelio (Juan 14,23-29) se nos presenta al Espíritu Santo como maestro. “El Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho”

En la historia de la salvación existen dos fases: la de Jesús y la de la Iglesia, entre ellas hay una diferencia clara que se expresa mediante la partícula adversativa “pero el Defensor, el Espíritu Santo…” Se apunta, por tanto, hacia una novedad en el campo de la enseñanza que sugiere que la revelación aún no ha terminado, que espera y camina hacia un complemento que será suministrado por el Espíritu. Esta novedad no consistirá en decir cosas nuevas, sino en enseñar y recordar todo lo que dijo el Señor. Es decir la enseñanza nueva del Espíritu será sobre la base de lo dicho y hecho por Jesús.

Termina el texto evangélico de despedida de Jesús regalando la paz a sus discípulos. La paz bíblica que no se trata solamente de una serenidad interior, ni de las condiciones de vida que nos procura la prosperidad. Menos aún de la paz simplemente política…“La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo” La paz regalada por Jesús es su gracia aceptada por la fe, es decir la bondad misericordiosa de Dios de la que participa el ser humano.

Reflexión: Es sorprenderte comprobar como la novedad radical del cristianismo no fue percibida por todos desde el principio y que existieron diversas formas de vivir y entender la fe en Jesús, incluso, a veces contrapuestas. “Nada hay nuevo bajo el sol” porque se repite en nuestra Iglesia actual de muchas formas y maneras.

Aún hoy seguimos sin escuchar que no podemos imponer más cargas que las indispensables a los hermanos. Y no es que pretenda un seguimiento del Maestro descafeinado o “ligh”… pero tampoco ser más papistas que el Papa. Las cualidades esenciales que dan sustancia a nuestro seguimiento en la fe las marcó la vida de Jesús y sus palabras, hacia ellas nos empuja la acción del Espíritu como empujó a las primeras comunidades cristianas y a los discípulos. Seguir viviendo de tradiciones, costumbres, normas del pasado que no dan Vida y querer imponerlas como el único camino para la salvación, es como pretender que nos circuncidemos todos.

Deja al Espíritu que actúe como maestro de la nueva etapa de la salvación y no le robes su protagonismo. Alimenta la fe que posees y no corras tras supuestas novedades. “Que no tiemble tu corazón, que no se acobarde”

LA ALEGRÍA DE CELEBRAR LA FIESTA DE SAN PASCUAL

 

Tras el “parón” obligatorio del tiempo de pandemia, la parroquia de San Pascual Bailón vivió en todo su esplendor la festividad del patrón, presidida por la alegría. Una jornada en la que la comunidad y familia de fe se reunió, entorno al altar de la Palabra y de la Eucaristía, para festejar al titular de nuestra parroquia. Este día estuvo precedido por una novena de oración donde se meditó sobre la virtud de la esperanza que fue el hilo conductor de nuestras reflexiones.

La fiesta del 17 de mayo comenzó con la Eucaristía, que estuvo celebrada y presidida, junto a los párrocos, por nuestro pastor y obispo don Atilano, quien quiso acompañarnos durante toda la tarde en la Misa, en la procesión y al final en un tiempo de convivencia. Agradecemos a Don Atilano su presencia y el cariño que mostró a toda la parroquia y a cuantas personas se acercaron a él.

La Eucaristía, preparada por la comunidad parroquial, tuvo un carácter sencillo y festivo. Como no podía ser menos la alegría fue la nota principal y dominante. En la homilía el Obispo diocesano nos ayudó a meditar en el amor a Jesús Eucaristía y a la entrega a los pobres, descartados y doloridos que caminan con nosotros en la vida. Dos notas dominantes en la vida de San Pascual que no interrogan en nuestro día a día y nos invitan a imitarle.

En la celebración se bendijeron los “panecillos” que fueron entregados a todos los presentes por medio de los voluntarios de caritas parroquial. Un gesto que quiere ser símbolo de nuestra actitud en la vida con los más pobres.

Al finalizar este acto de entrega de los panecillos de San Pascual, dio comienzo la procesión por diversas calles del barrio, acompañados de los dulzaineros y de diversos cantos populares, terminando, en el templo parroquial, con una pequeña oración y la bendición con la que se daban por finalizado los actos religiosos del día.

No es fiesta completa sin que haya un espacio para la convivencia, para el compartir y para los saludos. Como el tiempo acompañaba, en el patio de la parroquia, se nos obsequió a todos los presentes con unas pastas y limonada fresquita. Los dulzaineros animaron el momento y afloró el baile de forma espontánea. Ahí se vio el arte de todos a la hora de acompañar cuerpo y música. Pasodobles, jotas… y “Paquito el chocolatero” que no puede faltar en estos encuentros bailongos hicieron su aparición.

Agradecemos a toda la parroquia su ayuda para preparar esta fiesta y agradecemos a todos su presencia y su alegría porque cada vez es más necesaria en el mundo en el que vivimos.

Por último, una vez más, queremos poner bajo la protección de San Pascual a toda la comunidad parroquial y al barrio, para que la sencillez y el amor a la Eucaristía que nuestro patrón vivió nos ayude a tener a Jesús como el centro de nuestra vida, a mostrar al mundo la esperanza que nace del amor de Dios y a vivir en la alegría del corazón con nuestros hermanos.

Bendición de los panecillos

domingo, 15 de mayo de 2022

ULTIMO DIA DE NOVENA Y FESTIVIDAD DE SAN PASCUAL BAILON

A lo largo de nueve días hemos celebrado la novena de oración en honor de San Pascual Bailón. Los diferentes grupos parroquiales nos han ido ayudando a meditar distintos aspectos de la esperanza, basados en las catequesis del Papa Francisco. El lunes 16 de mayo corresponde, el último día de novena, a las religiosas que viven y trabajan pastoralmente en la comunidad quienes con su vida nos alientan a estar alegres en la esperanza.

El martes 17 de mayo celebraremos la fiesta del patrón San Pascual Bailón. Tendremos la Eucaristía, a las 20,00 h, y será presidida por el Sr. Obispo Don Atilano Rodríguez. Como es costumbre se presentaran los “panecillos” que serán entregados a los presentes y tendremos la procesión por las calles del barrio.

Os animamos a todos a que nos acompañéis en este día. Vivamos la comunidad en el amor.

ORDENACION DE ENRIQUE LOPEZ RUIZ (QUIQUE)

 

Enrique López Ruiz (Quique) será ordenado sacerdote hoy domingo 15 de mayo, en la Catedral de Sigüenza a las 17,30 h.  Hijo de Lourdes y Enrique, nació en Guadalajara en 1989. Su parroquia, donde surgió - creció su vocación, fue Santa María de Guadalajara. Entró en el seminario en el año 2015 y fue ordenado diacono el 4 de julio del 2021.

Ha colaborado pastoralmente en Cogolludo, Buenafuente del Sistal y en las parroquias de Guadalajara San Juan de la Cruz, San José Artesano y Santa María Micaela.  

A lo largo de este curso 2021/22 ha ejercido su misterio de diacono en nuestra comunidad Beata-San Pascual, teniendo diversas responsabilidades pastorales en catequesis, caridad, liturgia y grupos sinodales. Igualmente ha servido en las parroquias de la UDAP de Jadraque.

Nuestra familia de fe Beata-San Pascual se hace presente físicamente y espiritualmente en su ordenación sacerdotal en Sigüenza. Sacerdotes, religiosos y seglares de la comunidad acompañaremos a “Quique” en este día en el que dirá SI a la llamada de entrega en el sacerdocio que Dios Padre le hizo un día. Pedimos al Maestro que le ayude a ser servidor de los demás imitando el estilo del Buen Pastor.

Os recordamos que Enrique López celebrará su primera misa en la parroquia de Santa María de Guadalajara, el viernes 20 de mayo a las 20,00 h.

Igualmente, Quique ha deseado celebrar una primera misa en:

San Pascual Bailón el domingo 22 de mayo a las 12,30 h. 

Beata María de Jesús el domingo 29 de mayo a las 12,00 h.

PRIMERA COMUNION EN LA BEATA

 

El sábado 14 de mayo, en nuestra parroquia,  Beata María de Jesús, se han celebrado las primeras comuniones de los niñ@s Gabriel José, Julieta, Paula, Gabriel Marcos,  Vanesa, Sofía y  Gabriel, quienes durante tres años se han ido preparando, de la mano de las catequistas Susana e Inma, para este día.

La celebración ha estado presidida por la sencillez y la alegría. Los padres, familiares y amigos han colaborado a crear un clima de ternura y amor; y el coro parroquial, una vez más, ha ayudado a interiorizar la fe y profundizar los momentos vividos.

La fiesta de la primera comunión no termina en este día, más bien todo lo contrario, ahora comienza un camino nuevo para estos niñ@s donde desde su pequeñez tienen la misión de llevar el amor de Dios Padre a sus hogares, colegio, juegos y amistades. Por ello es muy importante que la familia y la comunidad de fe los siga acompañando en este tramo de su vida, para que recibir a Jesús Eucaristía en sus vidas y corazones les haga discípulos.

Jesús es el amigo que nunca falla y quien da las fuerzas para ser mejores cristianos cada día.

Agradecemos, desde este artículo, a quienes nos han ayudado a preparar este día, principalmente a sus catequistas, al coro parroquial y al grupo de limpieza de la parroquia. Y damos la enhorabuena y felicitamos de corazón a  nuestros niños y niñas de primera comunión, a sus familias y a toda la parroquia.

jueves, 12 de mayo de 2022

SABADO 14 DE MAYO... PRIMERAS COMUNIONES EN LA BEATA

El sábado día 14 de mayo, en nuestra parroquia de la Beata, se celebraran las primeras comuniones de: Gabriel José, Julieta, Paula, Gabriel Marcos, Vanesa, Sofía y Gabriel. Les queremos acompañar, junto a sus familias y amistades, nosotros quienes formamos la comunidad y familia parroquial. Y acompañarles desde la alegría y la oración.

Creemos que lo realmente importante en este día para nuestros niñ@s es la presencia de Jesús Resucitado entre nosotros en la sencillez del pan y del vino de la Eucaristía.

Agradecemos el trabajo pastoral que sus catequistas Susana e Inma han realizado a lo largo de estos años de formación.

Pedimos al Señor que su presencia en el corazón de estos niños les anime a ser cristianos comprometidos en amar y en ser discípulos-misioneros del evangelio en sus ambientes de juegos, colegio, con sus familias y amistades.

lunes, 9 de mayo de 2022

LA ATMÓSFERA DEL AMOR

 

Me viene a la memoria "Arenita" una talentosa ardilla que se mudó a Fondo de Bikini en el Océano Pacífico por su trabajo de experimentar bajo el agua. Ella, en los dibujos de Bob Esponja, es el único personaje que no pertenece al mundo marino, por lo que su vida es todo un reto: vivir en las profundidades del mar con solo la ayuda de un casco de oxígeno. Arenita no puede vivir sin ese casco, le faltaría el oxígeno y por ello la fuerza para realizar su misión.

¡Qué difícil es expresar y poner por escrito lo que bulle en el interior y más cuando hablamos de sentimientos! Las palabras no llegan a interpretar con fidelidad lo que se hace presente y vive en lo profundo de cada ser humano. Esto me ocurre con palabras como amor, sería muy fácil resumirla en acciones concretas, pero más allá de ellas, el amor, que a los seguidores de Jesús se nos propone, es como una especie de atmosfera en la que debe respirar el creyente y donde se halla la fuerza para ser imitadores de lo que el Maestro fue con sus discípulos.

Las lecturas de este domingo quinto del tiempo de Pascua (ciclo c) rezuman por sus poros esa atmósfera que debemos de respirar los que creemos en Jesús Resucitado. Sólo inmersos en la atmosfera del amor podremos ser para nuestros semejantes lo que Jesús, principalmente, fue para sus discípulos. Sin respirar el mismo oxigeno que respiró Jesús nos va a ser complicado comprender el mandamiento nuevo y practicarlo en toda su dimensión.

La primera lectura (Hechos de los Apóstoles 14,21b-27) nos sitúa en el final de la primera misión de Pablo, refiriéndonos cómo vuelve sobre sus pasos con Bernabé por las ciudades de Listra, Iconio y Antioquia. Al pasar de nuevo por estas ciudades alientan, apoyan y reafirman a los nuevos cristianos, les exhortan a perseverar en la fe y les invitan a resistir en las dificultades. Son los rasgos típicos de la vida de las primeras comunidades cristianas: Consuelo (“animando a los discípulos”) Apoyo mutuo (“exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios”)  y Oración (“oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído)

Concluye esta primera misión de Pablo y Bernabé con su vuelta a Antioquia de donde había partido. Han llevado a cabo su misión encomendados a la gracia de Dios, reconociendo que no ha sido obra puramente humana, sino del Espíritu que fue quien les envió (Hechos 13,2-3) les acompañó y les guió. El auténtico actor de la conversión de los gentiles es el Señor.

El amor mutuo (“que os améis unos a otros”) es la esencia del discipulado y su única manifestación autentica, así nos lo expresa el evangelio de este domingo (Juan 13,31-33a.34-35) A la novedad del mandamiento del amor contribuye su causa: los discípulos deben amarse porque ellos fueron amados primero por Jesús de forma incondicional y hasta el final. Sólo quien es amado y se siente amado es capaz de amar. Este amor de Jesús es el fundamento del amor fraterno.

El texto invita a contemplar el modo de amar (“como yo os he amado”) Jesús amó con entrega total, así debe ser el amor entre los discípulos. No es simplemente un amor altruista y humanitario sino la continuación de la obra de Jesús. El amor mutuo debe manifestar el amor que Dios tiene a los hombres.

Reflexión: En nuestro caminar gozoso, en este tiempo de Pascua, no pasemos sin experimentar que la comunidad de fe nos arropa en la actividad misionera. Me gustaría que vivieras la experiencia de respirar el mismo aire de Pablo y Bernabé, un aire de apertura, de “puerta abierta de la fe” y de mirada optimista aunque existan dificultades. Vive en la satisfacción de que Dios sigue rompiendo los cerrojos que impiden la comunión con Él. Anuncia la Palabra, pulverizando los mapas y fronteras de todo tipo, y déjala que se plasme en tu corazón y que te transforme.

Para ello vuelve continuamente al acta fundacional de la comunidad, de la Iglesia, que fue promulgada por Jesús: EL AMOR. Jesús se marcha, comienza su despedida, los discípulos quedamos, por ello nos ofrece su estatuto y su identidad, su mandamiento nuevo. La norma para nosotros, los discípulos de todos los tiempos, es clara: que nuestro proceder sea el proceder del Maestro, que el ser como Él sea nuestro punto de referencia: “como yo os he amado”

El amor será para siempre el signo distintivo de la comunidad. Los discípulos de Jesús no aprendemos, ni nos movemos en este mundo por meras doctrinas, mandamientos o prohibiciones, sino por una forma de ser. Necesitamos vivir en la atmosfera del amor, tanto como “Arenita” bajo su casco, para ser “Cristos”. Imposible realizar nuestra misión de ser para nuestros semejantes lo que Jesús fue con sus discípulos, si no respiramos el mismo oxígeno.