lunes, 2 de diciembre de 2019

ADVIENTO: TIEMPO DE VIVIR Y ESPERAR A JESÚS EN FAMILIA


Autor: Abilio Patricio Januario

El Vaticano II define a la familia como una "Iglesia doméstica", y la corona de Adviento es una forma simple y tradicional de fortalecer esta pequeña y esencial "comunidad de fe". Una casa desordenada no es un lugar adecuado para recibir a quienes nos visitan y también es difícil para un corazón desordenado tener espacio para recibir a quienes llegan.
En este momento de Adviento, estamos invitados a: eliminar el polvo que ahoga el amor que debe manifestarse en esta comunidad. Por lo tanto, en el balance general de la vida de esta "comunidad", el amor siempre debe ser el equilibrio positivo que nos impulse a ser más humanos cada día.

Jesús, con su amor sin límites, tiene la intención de ingresar a cada familia y sembrar la semilla de la paz suprema. El hecho de que estemos esperando su gloriosa venida nos llena de alegría y esperanza.
Por lo tanto, preparémonos para recibirlo, en nuestros corazones, reunidos en la iglesia, en casa, viviendo con fe ferviente las siguientes prácticas: Caminar, Unirse, Renovar y Alimentar

I: Caminando con María: Adviento es el momento adecuado para que cada uno renueve su devoción filial a María. La devociones marianas nos ayudan a caminar con Aquella que dijo SÍ a la voluntad del Padre, dando a Jesús al mundo. Esta es la invitación a permanecer unidos con María y con Ella, para que podamos esperar a Emmanuel, en silencio y oración, compartiendo y sirviendo a nuestro prójimo, imagen y semejanza de Dios.

II. Uniéndose a la Iglesia de Cristo: Se trata de evaluar nuestra vida sacramental. ¿Participo activamente en la misa dominical y en el sacramento de la reconciliación? ¿He visitado a  enfermos,  ancianos y he realizado obras de caridad? ¿Participo en las diversas actividades de la parroquia, grupo de oración, reunión grupal con la Palabra de Dios, coro, catequesis? Aquí hay algunas preguntas que pueden ayudarnos a ver si estamos viviendo o no la unidad eclesial, que es tan esencial en este momento, cuando juntos, como Iglesia, debemos prepararnos para recibir a Jesús.

III. Renovando nuestra vida dándonos a Jesucristo: Es una invitación a someter todo nuestro ser al único Dios verdadero con el espíritu de un hijo pródigo, con el coraje de romper con todo lo que le roba. Es el coraje de romper con lo viejo para comenzar un nuevo tiempo en seguir a Cristo, el Señor de nuestro ser, nuestro pensamiento, nuestras acciones, nuestras relaciones e incluso nuestras debilidades.

IV. Alimentando la alegría de vivir y mezclarse: La alegría es una de las grandes marcas del Adviento. Es la alegría que debe expresarse en todo nuestro ser para hacer feliz al otro; de la alegría que debe cultivarse en la intimidad con el amor infinito de Dios y el amor por los hermanos que deben renovarse cada día. Por lo tanto, en este Adviento, la invitación es expulsar de nuestros corazones todas y cada una de las penas porque el Señor de la Paz viene y hace que la alegría interna fluya hacia afuera.

Que el Espíritu Santo nos ayude a cada uno de nosotros como familia a vivir intensamente este tiempo de gracia sin desperdiciar lo que Dios tiene para nosotros Su amada gente, "la iglesia doméstica".
Abilio Patricio Januario


No hay comentarios:

Publicar un comentario